E
n estas situaciones, que ocurren con sorprendente frecuencia, es importante saber cómo reaccionar cuando nuestro móvil se nos ha caído al agua. Veamos qué hacer y qué no hacer para reanimar a la víctima. 😉

Secado con arroz, ¿es realmente efectivo?

Meter el teléfono en arroz es un clásico de fama merecida. Todos hemos vivido o escuchado cómo esta técnica rescata móviles de todo tipo de naufragios. El método consiste en dejar el smartphone durante 48 horas metido en arroz, pero hay que saber un par de factores clave sin los cuales el esfuerzo puede ser en vano. Por un lado, debemos meterlo apagado a la mayor brevedad posible y, por otro, es importante no intentar encender el dispositivo durante esas 48 horas.

De entre todos los materiales absorbentes que podamos tener en casa, ha sido el arroz el que se ha posicionado como favorito por ser el más accesible para todos. Otras opciones para secar el móvil pueden ser los copos de avena o el sílice, que lo encontramos en la arena de gato o en gel en las bolsitas que vienen con los embalajes.

En este sentido es clave actuar con rapidez para evitar la corrosión del dispositivo. La efectividad del arroz dependerá de cuánto tiempo haya estado el dispositivo sumergido y del tipo de líquido en el que se haya dado el baño. Por ejemplo, el agua de mar, al estar salada, aumenta la posibilidad de corrosión y limita la eficacia del arroz.

Entonces, ¿cómo puedes secar tu teléfono mojado? Efectivamente, hay vida más allá del arroz y es imprescindible combinar este viejo truco con los siguientes consejos.

Pasos para secar tu móvil mojado

Seguir los siguientes pasos de manera inmediata cuando tu móvil se cae al agua te evitará dar un adiós definitivo a tu teléfono. Lo primero que hay que hacer es, obviamente, salir del estado de shock, sacar el móvil cuanto antes del agua y secar superficialmente todo el agua del dispositivo, con tu ropa o cualquier prenda que encuentres a mano. Cuanto más tiempo permanezca en el agua o mojado, más calará el agua y más podrá afectar al funcionamiento interno.

A continuación debes apagar el móvil con el objetivo de evitar cortocircuitos. Puede pasar que el teléfono no reaccione al botón de apagado y tendrás que forzarlo extrayendo la batería o pulsando prolongadamente el botón de apagado o el comando indicado para ello, según tu modelo.

El tercer paso sería separar todas las piezas que tu teléfono permita, incluidas la batería, tarjeta SIM, la tarjeta microSD, etc. Una vez retiradas, sécalas con una toalla o paño delicadamente. En este paso es importante no caer en la mala recomendación de utilizar un secador de pelo. El aire podría introducir el agua más incluso hacia el interior y el calor podría perjudicar los componentes internos del smartphone.

Como hemos mencionado antes, el efecto corrosivo de la sal es inmediato y puede echar por tierra todo este esfuerzo. Para eliminar la sal del dispositivo, lo ideal es eliminarla de todos los componentes, limpiando uno por uno con un cepillo empapado en alcohol isopropílico.

Una vez hechos todos estos pasos, y no antes, es cuando entran en escena los grandes protagonistas: el arroz y la paciencia. ¡No los separes! Debemos sumergir el teléfono en arroz durante 48 horas tocándolo lo menos posible, sólo girándolo de vez en cuando para remover los granos secos con los que hayan tomado algo de humedad.

Pasadas las 48 horas, podemos montar el dispositivo uniendo todas las piezas separadas y encenderlo para probar su ha surtido efecto. Este “método casero” no siempre funciona, y en numerosas ocasiones conseguimos que el teléfono se encienda y recupere parte de sus funciones, pero no todas. En otras ocasiones, el dispositivo renace al 100% pero al tiempo empieza a fallar en algunas de sus funcionalidades. A pesar de actuar con la máxima rapidez, de limpiar las piezas con alcohol para evitar la corrosión de la sal, etc., nadie puede asegurarte el éxito de esta operación.

Si a pesar del riesgo seguimos haciendo todo este protocolo es porque no queda más remedio que acudir a esta técnica: cuando un dispositivo se moja perdemos la garantía del fabricante al instante. Esto se detecta a través de una placa interna que cambia de color al mojarse y hace que el Servicio Técnico de tu dispositivo rechace la solicitud de reparación. Frente a ello, la solución es tener un buen seguro móvil que te proteja contra todo tipo de daños, en Tésalis podemos ayudarte a recuperar tu dispositivo, limpiandolo y des-salinizandolo internamente. Un movil en contacto con líquidos tiene garantizada su muerte a largo plazo si este procedimiento no se ha realizado correctamente.  Así evitarás los elevados costes a futuro de la reparación o sustitución de piezas afectadas.

¡Esperamos que esta información llegue a tiempo y la tengas presente si te vieras en esta situación! 😉

Es imprescindible que un servicio técnico revise y limpie adecuadamente su dispositivo, si no, a medio y largo plazo el movil dejará de funcionar.

E
n primer lugar se muestran algunas acciones que no se deben llevar a cabo cuando un smartphone Android se ha mojado. Puede que se haya caído al agua, o se haya caído un vaso de agua encima del mismo, por ejemplo. Pero es importante mantener la calma y evitar hacer algunas cosas.

El que se moje un móvil no significa necesariamente la muerte del dispositivo, Tésalis puede recuperarlo, nuestro índice alcanza el 70%.

NO SE DEBE HACER

Debido al nerviosismo del momento, es posible que haya personas que comiencen a agitar el teléfono. Esto es algo que no se tiene que hacer bajo ningún concepto. No se debe sacudir ni agitar, y mucho menos darle golpes. Ya que esto no es algo que ayude a un buen funcionamiento del dispositivo. Porque se podría mover el agua a través del dispositivo. Lo mismo ocurre con soplar, puede ser una reacción lógica para muchas personas, pero lo que se hace en este caso es mover el agua y hacer que llegue a nuevas partes, que posiblemente no estuvieran mojadas.

Si el smartphone estaba apagado en dicho momento, es mejor no encenderlo. Mantenerlo apagado y no empezar a pulsar teclas o botones en el mismo. Además, también hay que evitar una de las tentaciones más habituales, que es la de empezar a retirar piezas del mismo. Muchas personas tienen la tendencia a retirar alguna pieza del mismo. Pero esto no debería hacerse, porque en muchos casos no se sabe si ya se ha colado o no agua en dicha parte. Hay que esperar en este sentido.

Por otro lado, otra reacción que es muy lógica es la de aplicar calor, como usar un secador. Muchas personas pueden pensar que esto es algo que va a ayudar a su smartphone en dicho momento. Pero la realidad es que en muchos casos puede suponer un problema. Ya que se puede hacer que haya partes en este dispositivo que se vayan a calentar en exceso debido a este secador. Así que mejor evitar hacer esto, para evitar mayores problemas.